Cómo elegir el medio de transporte adecuado para exportar (o importar)

Versión para impresiónVersión en PDF
Cómo elegir el medio de transporte adecuado para exportar

Tras el último post en el que os explicamos como la Unión Europea se prepara para el Brexit, retomamos nuestra guía sobre la exportación;

 

Después de hablar sobre qué se necesita para empezar a exportar y de cómo elegir a nuestro transitario, hoy os desvelamos los aspectos que hay que tener en cuenta para elegir el medio de transporte más adecuado para vuestros envíos.

 

Para elegir entre el transporte por carretera, el ferroviario, el marítimo o el aéreo, hay que ponderar una serie de aspectos. A continuación, os detallamos los que consideramos más importantes:

  • Ubicación

La ubicación del destino y el origen de la mercancía es posiblemente el factor más evidente a tener en cuenta, pero no por ello hay que pasarlo por alto. Son muchos los factores a tener en cuenta: la distancia, las condiciones de las infraestructuras, condiciones climáticas, la seguridad, etc. Por este motivo, el único consejo que te podemos dar, es que utilices el sentido común. No te empeñes en cruzar el atlántico en camión, ni en llevar tu mercancía de Murcia a Cartagena en barco o avión…

 

  • Coste

Obviamente el transporte de la mercancía tiene un coste y repercute directamente en el margen de la operación. Con operaciones con poco margen es conveniente optar, si se puede, por los medios de transporte más económicos, como el marítimo o el terrestre y evitar el aéreo.

 

  • Naturaleza de la mercancía

La naturaleza de la mercadería es también un factor determinante a la hora de elegir el medio de transporte:

  • Para las cargas perecederas es importante evaluar el transit-time, ya que no queremos que este nos condicione (ya sea porque la mercancía se estropee o porque se nos reduzca en exceso la vida comercial del producto). Por lo tanto, el transporte aéreo es, normalmente, el que mejor se ajusta a las necesidades de este tipo de productos.

 

  • Para cargas pesadas hay que evaluar el factor de estiba (metros cúbicos dividido entre toneladas) el cual nos indica lo que ocupa una tonelada de carga. Según el resultado de este coeficiente, podremos elegir mejor el medio de transporte a utilizar. Si la carga es más voluminosa que pesada (tiene un coeficiente elevado) será más recomendable utilizar el avión como medio de transporte, sin embargo, si la carga es más pesada que voluminosa (coeficiente bajo) consideraremos la opción del barco.  Para situaciones intermedias recomendamos el transporte terrestre. Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, el avión no admite cargas demasiado pesadas o voluminosas.

 

  • En cuanto al valor de la mercancía, se suele tener en cuenta el coste total por kg. El transporte aéreo es sin duda el más elevado, el marítimo el más bajo y entremedio se encuentra el terrestre. Por lo tanto, para mercancías de poco valor, el transporte marítimo y terrestre suelen ser más convenientes que el aéreo. Sin embargo, para mercancías de alto valor, es posible que el precio del flete no sea un valor determinante.

 

  • Urgencia

En muchas ocasiones, puede convertirse en el aspecto más relevante junto con el coste. Cuando esta es alta, ya sea por una exigencia del cliente o porque existen penalizaciones en caso de retrasarse en la entrega, el avión es el medio más conveniente. Salvo que sean distancias relativamente cortas, en cuyo caso, la vía terrestre es la más apropiada. Los medicamentos y los repuestos suelen ser ejemplos de bienes de urgencia habitual.

 

  • Riesgos

Tanto a nivel de seguridad como de imprevistos, la estadística muestra que el medio más seguro, de largo, es el transporte aéreo, seguido por el marítimo y finalmente el terrestre. En ese aspecto influirá la adversidad o la tolerancia al riesgo de cada persona y la situación particular del envío.

 

 

Como veis, elegir el tipo de transporte no es tan sencillo como podías pensar a priori, ya que existen muchas variables a tener en cuenta. Por último, os hacemos un resumen de qué tipo de transporte suele ser el más aconsejable para cada tipo de envío, así como sus ventajas:

 

Transporte marítimo

Si tu carga tiene un gran volumen o peso, y/o no tiene una gran urgencia este es el medio de transporte más adecuado. Mercancías como productos agrícolas a granel, minerales, metales y elementos grandes con formas irregulares son los que se transportan mejor por vía marítima. Las principales ventajas de este medio son:

  • Ideal para grandes volúmenes.
  • Es el más económico por volumen
  • Gran cobertura mundial.

Transporte aéreo

 

Si tu mercancía tiene que llegar rápido a su destino el transporte aéreo es el medio por excelencia, especialmente para las industrias tecnológicas, de automoción y productos perecederos, como los alimentos y algunos medicamentos. Las principales ventajas de este medio de transporte son las siguientes:

  • Rapidez
  • Poca manipulación de la mercancía
  • Fiabilidad en la entrega
  • Mayor seguridad

Transporte por carretera

Si tu mercancía ha de realizar trayectos cortos y/o necesita flexibilidad en la distribución la carretera es el mejor medio. Deben considerarse restricciones de tamaño, peso y condiciones meteorológicas. Las principales ventajas de este medio de transporte son las siguientes:

  • Mayor rentabilidad
  • Entregas locales, internacionales y rurales
  • Ahorro en embalaje en comparación con otros medios

Transporte ferroviario

Si tu envió es voluminoso y no tiene una gran urgencia este medio es el ideal ya que se transportan al destino en un solo viaje. Sin embargo, hay que considerar que en cada extremo del trayecto ferroviario se necesitará otro medio para completar el envío, generalmente se complementa con transporte por carretera. Las principales ventajas de este medio de transporte son las siguientes:

  • Es la manera más eficiente del transporte terrestre.
  • Entregas rápidas en distancias largas.
  • Gran capacidad