Nuevos objetivos para el control tributario e inspecciones para este 2014

Printer-friendly versionPDF version

La Agencia Tributaria (AEAT) potenciará este año el control y la inspección de lo que denomina 'economía digital', negocios realizados a través de Internet, así como de los controles aduaneros, según el Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2014 publicado el pasado 31 de marzo en el BOE.

Según Hacienda, el uso de la tecnología ha cambiado la forma de relación entre comprador y vendedor y, por tanto, ha de cambiar también la actuación de control de la Administración Tributaria, dado que la deslocalización permitida por la red posibilita la existencia de actividades totalmente sumergidas junto con otras que, bajo apariencia extranjera, son en realidad empresas españolas que usan internet para eludir sus obligaciones fiscales.

Hacienda priorizará la captación y explotación de la información disponible en internet que permita descubrir actividades ocultas, así como actuaciones de control sobre las personas físicas o entidades titulares de páginas web receptoras de publicidad para asegurar la adecuada tribulación de estos ingresos.

Se mejorará el control de los depósitos fiscales y los DDA (Depósito Distinto del Aduanero), analizando la información periódicamente que será subministrada por los titulares de los establecimientos respecto a la repercusión de las cuotas de los Impuestos Especiales.

También se hará hincapié en actuaciones integrales de control sobre los productos vinculados a un depósito aduanero o a un depósito distinto del aduanero, mediante el seguimiento de los movimientos de mercancías en los establecimientos autorizados. Asimismo, se reforzará el control de las obligaciones que incumben a los titulares de los establecimientos, revocando las autorizaciones en caso de incumplimiento.

Se continuará con la verificación del mantenimiento de los requisitos exigidos en la normativa comunitaria para gozar del estatus de Operador Económico Autorizado o para la aplicación de procedimientos de declaración simplificada. La revisión alcanzará a los requisitos de solvencia financiera, historial de cumplimiento, gestión de registros comerciales y de transporte y seguridad establecidos en las disposiciones comunitarias.

Se reforzarán los controles posteriores a la importación, una vez introducidas las mercancías en territorio comunitario. Los controles irán dirigidos a verificar el origen, clasificación arancelaria y valor en Aduana declarados con motivo de la importación de mercancías. El objetivo final es el de impedir la elusión de derechos arancelarios, derechos antidumping o el Impuesto sobre el Valor Añadido a la importación aplicables, con especial incidencia en los despachos a libre práctica de bienes para su posterior entrega en otro Estado miembro y en las tramas de fraude organizado. Se potenciarán, en este ámbito, las actuaciones de control con los representantes indirectos de los importadores.

Por otra parte, está previsto intensificar las campañas dirigidas a frenar algo bastante frecuente en las empresas: la llamada planificación fiscal agresiva, consistente en utilizar entidades o estructuras híbridas o fiduciarias o que actúen mediante otras fórmulas de planficación agresiva con el objetivo de eludir o minorar el pago de impuestos. Se continuará con el control en la deducibilidad de los gastos financieros, especialmente intragrupo, y de la compensación indebida de bases imponibles negativas. Y, por supuesto, Hacienda recalca que seguirá muy de cerca las tramas de fraude que se suelen organizar en torno al impuesto sobre el valor añadido (IVA).

Por último, otros de los focos donde está previsto que Hacienda sea especialmente meticulosa en sus inspecciones son el grupo de contribuyentes que declaró la posesión de bienes y derechos en el extranjero, las fundaciones y entidades sin ánimo de lucro, la tributación de las subvenciones públicas y todos aquellos nuevos supuestos afectados por los impuestos especiales (tabaco o hidrocarburos y nuevas energías, entre otros). Además, está previsto controlar muy de cerca la gestión de los nuevos tributos medioambientales.